muestra "a la búsqueda de Pompón" - "seeking Pompón" exhibition

AddThis Social Bookmark Button

(English translation of the curated exhibition will be available soon. Sorry for the inconvenience.)

En la serie fotográfica A la búsqueda de Pompón (2016) la fotógrafa Gabriela VALENZUELA FERNÁNDEZ (Uruguay, 1966)  explora el mundo infantil desde una óptica adulta considerando la intervención que el adulto ─ya sea desde su accionar directo o sugerido─ realiza sobre los niños, reinterpretando lo que a su criterio es, la esencia de la niñez.

A través de una serie de fotografías de dibujos genuinamente realizados por un niño ─su propia hija─ Gabriela Valenzuela Fernández se atreve a exponer lo que los adultos realizan con respecto a los niños, que consiste en reinterpretar y redefinir su mundo, como si supieran lo que el sentir, accionar y proceder de un niño en plena edad de crecimiento puede significar.

De esta manera, mediante la construcción de un texto ─cual fábula o historia─ al que asocia los dibujos retratados, propone una línea de reflexión, que anticipa, a la larga, la confusión, el determinismo o el condicionamiento que el mundo adulto puede ejercer sobre el futuro individuo adulto que es el niño de hoy.

Utilizando un lenguaje sencillo ─y haciendo clara referencia a las historias que los padres suelen contar a sus hijos a la hora de dormir─ logra disipar e incluso ahuyentar los temores adultos de la incertidumbre que representa el mundo infantil, como si la certeza de una fábula o historia permitiera quizás, orientar las decisiones que el niño en crecimiento irá tomando hasta convertirse a la madurez.

Un conjunto de interrogantes quedan planteadas… ¿acaso los adultos no recuerdan (recordamos) que fueron (fuimos) niños alguna vez?, ¿acaso los niños que fueron (fuimos) no se sintieron (o sentimos) incomprendidos por los adultos responsables de su (nuestra) crianza?, ¿acaso esta aparente guía que es necesario recibir durante los primeros años de vida, más que una orientación, no termina siendo un ejercicio de programación?, ¿acaso serán estas interrogantes demostrativas de la complejidad psicológica que encierra el advenimiento del mundo adulto?   

Ciertamente, resulta abrumador el espacio de reflexión que estas ─y muchas otras interrogantes─ surgen en el recorrido que un adulto hace al reinterpretar a un niño que se expresa y, sin embargo, la fotógrafa ─inocentemente o irónicamente─ insiste en provocar una suerte de intersecciones entre disciplinas vinculadas a la educación, psicología y programación neurolingüística donde su hallazgo de Pompón parece ser más una cuestión existencial que un simple relato para niños.