Elisabeth Plennerth: premio de la crítica 2016

AddThis Social Bookmark Button

PREMIO DE LA CRÍTICA

ELISABETH PLENNERTH

 

La inspiración vital de la belleza

por Hugo Martínez Rapari

 

La obra de la fotógrafa ELISABETH PLENNERTH (Montevideo, URUGUAY) está llena de naturaleza, con colores vibrantes y básicamente primarios.

En principio, el impacto del color es tal que el observador puede quedar embriagado, embriagado de vida y naturaleza, embriagado del espíritu vital que ─su autora─ plasma en cualquiera de sus imágenes.

Debo reconocer, que no me he cansado de mirar sus obras, de detenerme y minuciosamente descubrir colores y texturas, planos y profundidades, que no hacen más que denotar una capacidad de componer imágenes, que por sencillas, llegan a ser un canto a la vida.

Debo reconocer también, que de muchas obras que he visto ─como si tuviera un efecto hipnótico─ algo me hace volver a mirar las suyas, a detenerme en otros detalles, a apreciar lentamente lo que tiene para ofrecer, y allí es justo cuando me doy cuenta que me ha cautivado, como si no pudiera dejar de volver recurrentemente a ellas.

Lo que me sorprende ─sin embargo─ es que, convierte a la fotografía en un trampolín para mostrarnos lo que está a nuestra simple vista en la naturaleza, insinuando que hay algo más de lo que con simples ojos vemos, refiriendo así, a la esencia misma de la vida.

Plantas y flores ─sin aspiraciones clasistas─ captan su atención ─la mía, y seguramente la de todos─.

No son orquídeas, sino cardos.

Ni siquiera son magnificentes, sino que ella ─con su artilugio─ las convierte en excepcionales odas vivientes.

 

ELISABETH PLENNERTH tiene esa fascinante cualidad de convertir lo cotidiano en extraordinario, lo habitual y hasta banal, en focal e indispensable.

En sus propias palabras, se define autodidacta, y además, ávida de conocimiento y experimentación, como si su humildad existencial funcionara cual cachetazo para el resto de los mortales, que creemos saber de muchas cosas y que ni siquiera nos atrevemos a sucumbir ante la fuerza que la naturaleza tiene, por el sencillo hecho de ser.

Como si hiciera uso de ecos ─en lugar de programas de diseño─ ella nos pone colores superlativos, que ofician de grito ─cual tirón de orejas─ para hacernos conscientes que el tiempo de vida sigue transcurriendo, y que cuanto más demoremos en conectar con nuestra propia espiritualidad, más difícil será nuestro pasar por la vida.

Y claro ─ella─ cual maestra de la ilusión, utiliza lo cromático para hacernos el camino más fácil, para mostrarnos lo que podríamos tardar una vida en asimilar.

Nos quiere ahorrar camino, ofreciéndonos atajos hacia nuestro mundo interior, y ¿qué mejor forma de hacerlo, que a través de la brutal y sencilla naturaleza, que encontramos en cualquier rincón de una ciudad, de un pueblo o de un campo…?

Las fotografías que le sirven de punto de partida terminan generando acontecimientos artísticos de relevancia…no exentos de polémica… (¿a quién se le ocurriría maquillar un cardo para volverlo alelí? ¿a quién se le ocurriría disfrazar una planta para recibir el carnaval? ¿a quién se le ocurriría vestir con ropa multicolor a un yuyo insignificante para convertirlo en ruiseñor?...)

¡A ella sí!, pero ¿por qué?

Porque ha descubierto aquello que muchos de nosotros no somos capaces de ver ni ─mucho menos─ de sentir.

¿Y qué es eso, me pregunté…?

Es la mirada trascendental que todos necesitamos en nuestra vida, esa mirada espiritual ─no desde una religión, sino─ desde la intuición que ─todos los seres humanos─ necesitamos vivenciar, para darnos cuenta que vivir, es algo más que transcurrir y permitir que el tiempo pase lastimosamente por nosotros…

En pocas palabras, necesitamos inspirar vida para exhalar belleza

 

Y justamente eso es, lo que ELISABETH PLENNERTH tiene… ¡para ofrecer al mundo!

 

 

Hugo Martínez Rapari

Los artistas más destacados de Punta del Este / The most remarkable contemporary artists of Punta del Este

www.hugomartinezrapari.com